Al margen de la Ley se está mejor

Posted On 10:00 p. m. by CSolanillos |

La envidia es muy mala... Pero es poderosa, la jodía. Tanto, que todos alguna vez hemos criticado a nuestros idolatrados guionistas al ver que la serie que contemplábamos embelesados contradecía alguna que otra Ley científica.

¿Que el Equipo A nunca mata a nadie a pesar de disparar 5.000 balas por capítulo? Pues nada, ponemos verde a esa serie que desde hace 15 años alimenta a tantos directivos de Antena 3. ¿Que en Star Trek las explosiones en el espacio suenan a pesar de que los sonidos no pueden desplazarse en el vacío? ¡A calificar de ineptos iletrados a los guionistas! ¿Que unas 60 personas sobreviven a un imposible accidente aéreo gracias al cual un tipo vuelve a andar, el cáncer de una mujer cesa repentinamente y un ente con forma de humo negro logra sabroso alimento? Pues nada: J.J. Abrahams es un fumeta y Lindelof un calvo demente...

Recuperemos la cordura, por favor: si los guionistas siguiesen al pie de la regla las leyes físicas y lógicas las series serían un coñazo, porque todas -con cuatro excepciones contadas- se basan en un supuesto inexistente... ¡y reto a los lectores a dar más de diez ejemplos de series en las que no se viole, en ningún capítulo, una de estas leyes! Pongo ejemplos de series nacidas de imposibles:

  1. House: un médico adicto a los calmantes practica 'medicina de diagnóstico' en un hospital estadounidense. Sus pacientes no sólo se recuperan de forma inmediata de sus dolencias -generalmente enfermedades retorcidas que te hacen coger miedo a salir de casa- una vez les aplican el tratamiento decuado, sino que además sobreviven a los tres diagnósticos equivocados anteriores. Las grandes dudas son: ¿dónde ha oído House hablar de esas enfermedades? ¿Cómo narices se conocen enfermedades que le ocurren a una persona cada lustro? ¿En qué capítulo se ha visto a House leyendo algún libro de medicina para saber de estas dolencias?
  2. Farmacia de guardia: La tierna historia la familia de una farmacéutica podría parecer normal y creíble... ¡Pero todo era una fachada! En esta serie se afirmaban todos los años al llegar la Navidad que Papá Noel y los Reyes Magos existían... y en una entrada anterior quedó claro -y lamento colar aquí un espóiler- que esto no es cierto.
  3. Cosas de casa: Spin off de La jungla de Cristal, cuenta la vida de Carl Winslow, policía de Chicago, su familia y su vecino, Steve Urkel, personaje gafotas y patoso creado por el Ejército estadounidense para que los niños en edad escolar tuvieran miedo a parecer listos y se alistaran en la marina. Ciertos inventos de Steve, como la máquina que lo convertía en un apuesto adonis -poco inteligente, por supuesto- llamado Estéfano la mandan directamente a la lista de mayores patadas a la ciencia.
  4. Friends: La comento sólo porque, por mera probabilidad, es imposible que dos apartamentos neoyorquinos con la puerta abierta de par en par sobrevivan dos temporadas sin sufrir un solo robo.


La conclusión es, pues, que no es que los guionistas sean personas iletradas o poco creativas: es que el mundo, tal y como ha sido creado, es demasiado soso para mantenernos despiertos durante la sobremesa. Por ello, antes de decir cosas como 'Los poderes de Heroes no podrían existir' o 'A los Alcántara les pasa cosas muy raras', pensemos en la alternativa:

  1. Versión de Héroes -¿por qué nadie le pone tilde a la serie?- sin poderes: un enfermero de Nueva York afronta la muerte de su paciente mientras mantiene en secreto sus sentimientos por la hija de éste, una exitosa pasante de arte que mantiene una relación con un pintor heroinómano venido a menos. Al mismo tiempo, el hermano del enfermero se prepara para unas elecciones al senado que está destinado a perder.
  2. Cuéntame con una familia normal: en los últimos años del Franquismo, el ujier de un ministerio se ve obligado a pluriemplearse en una imprenta para mantener a su esposa, sus tres hijos y su suegra. Cuando llega a casa, cena. Al día siguiente, se levanta y va a trabajar. Trabaja, y cuando llega a casa, cena. Por otra parte, su mujer hace las tareas domésticas. En un emocionante capítulo, Merche se deja la bolsa de la compra junto al buzón, porque una vecina le saludó mientras cogía las cartas. Afortunadamente, el problema acaba cuando baja de nuevo y recupera la compra. El hijo mayor se mete a trabajar en un bufete; la mediana, se casa con un buen muchacho; el pequeño se mete a cura gracias a la influencia de don Venancio.

Moraleja: por favor, no vayamos de listillos y pasemos por algo que Locke camine, que Walt haya crecido tres metros y que 80 desconocidos que se han jodido la vida el uno al otro sin saberlo coincidan casualmente en un vuelo desde Sidney -un destino muy común- a Los Ángeles que termina en el fondo del mar...

Sin reglas, la vida es más divertida.

P.D.- Ya sé que se me nota el mono por Perdidos... Pero sólo faltan dos meses... ¡Podemos aguantar!

| edit post
1 Response to 'Al margen de la Ley se está mejor'
  1. Gotty
    http://spoilertown.blogspot.com/2007/12/al-margen-de-la-ley-se-est-mejor.html?showComment=1197627060000#c3577827886549084663'> 14/12/07

    La verdad es q lo de pasarse las leyes fisicas (y quimicas, matematicas, biologicas, etc.) por el arco del triunfo esta a la orden del dia en todos los guiones.

    Debe ser que hay alguna asignatura de libre configuracion muy facil en la "escuela de guionistas" donde les explican que si se saltan alguna ley a la torera van a conseguir mas audiencia...